CARISMA - ESPIRITUALIDAD

Nuestro Carisma es una experiencia del Espíritu Santo, que consiste en una real configuración con Jesucristo en el misterio de su Caridad. Este don, recibido por todas y cada una de las Hermanas, llamadas por Dios a esta Congregación, hemos de cultivarlo en creciente fidelidad, en comunión de las unas con las otras, y sintiéndonos todas corresponsables del mismo.

Esto nos exige espíritu de oración, una actitud de escucha -como María- y una actitud incondicional al Espíritu.
Entre las virtudes que más nos distinguen, se destacan: la caridad, la sencillez, la humildad y la alegría.

Nuestra Espiritualidad se centra toda ella en el misterio de Corazón de Jesús y de su Amor de Caridad, y exige una actitud permanente de docilidad activa al Espíritu Santo y a María Santísima para dejarnos configurar progresivamente con ese Divino Corazón que tanto ha amado al Padre y a sus hermanos, los hombres, y para adoptar sus mismos criterios de vida y sus mismos sentimientos, hasta revestirnos de Él mismo.

Rasgos esenciales de nuestra espiritualidad son:

  • Identificación con Jesús en el misterio de su Amor divino y humano simbolizado en su Corazón.
  • La fe en el amor personal con que Dios nos ama.
  • Sincero amor fraterno. Una caridad con las características de 1Cor 13.
  • Profunda piedad filial hacia Dios Padre y hacia la Virgen, nuestra Madre.Sencillez, austeridad de vida, pobreza, obediencia, alegría...
  • Espíritu apostólico, que se proyecta de modo preferencial en una acción educativa, colaborando con el Espíritu Santo a hacer crecer a Cristo en el corazón de los hombres.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies